fbpx

Protocolo de actuación del centro, debido a la situación actual del Covid 19

VII Congreso de Filosofía – La Filosofía y la Dignidad Humana


 

 

Sábado 17 de noviembre de 2018 de 10:00 a 13:30 y de 17:30 a 20:30 horas

VII Congreso de Filosofía 

La Filosofía y la Dignidad Humana

En conmemoración del Día Mundial de la Filosofía proclamado por la UNESCO se ha celebrado el VII Congreso de Filosofía en la sede del Centro Imaginalia, en el auditorio Marvá, 16. En la presente edición, el tema del congreso ha sido “La Filosofía y la Dignidad Humana”

Cinco ponentes han desarrollado el concepto de dignidad humana desde diversos puntos de vista. La Presidenta de la Plataforma en Defensa de la Filosofía de Madrid y de la Comisión de Educación de la REF (Red española de Filosofía), Licenciada y Profesora de filosofía, Esperanza Rodríguez Guillén, ha abierto el ciclo de disertaciones. Su ponencia, titulada: “Hablar de dignidad a los más jóvenes” ha estado centrada en su experiencia con los adolescentes entre 15 y 18 años y en la visión que ellos tienen sobre este aspecto fundamental del ser humano.

Seguidamente Jesús Marcial Conill Sancho, Catedrático de Filosofía Moral de la Universidad de Valencia. Miembro la Fundación ÉTNOR (Ética de los Negocios y de las Organizaciones) y del Seminario de Investigación Xavier Zubiri y autor de varias publicaciones expuso sobre “La dignidad humana ante la filosofía naturalizada”. El ponente, comenzó su intervención al hilo de los conceptos vertidos por la anterior disertante, iniciando así un debate al estilo socrático donde destacaba los puntos de coincidencia, matizando con su propia visión de la dignidad humana. Luego de un recorrido por la historia del tratamiento del tema desde el siglo VI a.C. hasta la actualidad, fue desvelando cómo el ser humano ha planteado e incorporado la idea de la dignidad humana al imaginario colectivo. D. Jesús Conill ha hecho hincapié en que más allá de lo postulado por Kant en relación a la razón humana, lo que nos hace verdaderamente humanos es considerar al aspecto racional indisolublemente unido al sentido de justicia y compasión.

Las ponencias de la mañana fueron cerradas por la intervención de la Doctora en Ciencias Biológicas, Isabel Pérez Arellano, quien abordó el tema propuesto desde el aspecto de “La pérdida de dignidad en la sociedad actual. Una visión desde el mundo de la ciencia”. Luego de hacer un sucinto recorrido por la historia de la ciencia poniendo el acento en su relación con la ética, como base sustentadora de la dignidad humana, la disertante, llega a la conclusión de que, este aspecto ha sido dejado en manos de la decisión individual de cada investigador, equipo de trabajo o corporación. Es por ello que algunas de las investigaciones más financiadas sólo tratan de alargar la vida física o tienen un objetivo comercial, sin tener en cuenta los medios que llevan a esos fines y además no prima un interés justo y verdadero por la salud o el bienestar de la población y el medioambiente. La ponente dio una larga lista de ejemplos de investigadores desprestigiados salvajemente por no doblegarse ante la maquinaria comercial del tratamiento de la salud humana o por atreverse, con teorías innovadoras que desestabilizan los paradigmas científicos oficialmente aceptados. La Dra. Pérez Arellano ha abogado por rescatar una forma de vivir más comprometida y un interés verdadero por el conocimiento más allá de su aplicación comercial inmediata.

Las ponencias presentadas en la segunda parte de la jornada fueron iniciadas por el escritor, poeta, y filósofo, D. Ramón Sanchís Ferrándiz (alias Raysan) quien propuso a La filosofía como un camino hacia la dignidad humana tal como rezaba el título de su ponencia.

El ponente explicaba que la Filosofía fue cayendo en el desprestigio a medida que se convirtió en mera especulación mental. Pero el hombre no solo necesita conceptos intelectuales, sino vivencias humanas. La filosofía no es un barniz cultural propio de intelectuales, es una herramienta práctica que ha de enseñarnos a comprender el mundo, a encontrar el sentido de la vida, a construir la propia personalidad, mejorando nuestras actitudes y deseos, sentimientos e ideas. La filosofía es un camino para encontrar la verdadera dignidad humana, aquello que nos da valor ante nosotros mismos y los demás.

Para cerrar el congreso, Iván Rodes Lozano, Coordinador Internacional de GEA y del Área de Emergencias de GEA España, director del Curso de Formación para el Voluntariado e instructor de cursos de Filosofía de Oriente y Occidente (impartidos en el Centro Imaginalia) propuso analizar desde su experiencia como rescatista “La dignidad ante la adversidad”.

El disertante explicaba que habitualmente el ser humano, en la sociedad actual, vive inmerso en un engañoso sentimiento de inmunidad ante las catástrofes, convencido de que nunca le alcanzarán. Sin embargo, un incendio, accidente, inundación, terremoto o conflicto bélico, pone a las personas a prueba, ya sea sufriendo las consecuencias, o actuando en ayuda de quienes lo necesitan. Para todos, la prueba esencial, es no renunciar a la dignidad. Con ejemplos concretos de situaciones donde la vida humana queda a merced de factores, a menudo imponderables, las distintas reacciones humanas se asientan en la integridad moral de los afectados. Es por ello que la idiosincrasia, donde la educación juega un papel fundamental, influye decididamente en el comportamiento y reacción de los individuos frente a las calamidades. La dignidad no se gana ni se pierde con la adversidad, sino todos los días.