Por qué quizá solo Platón puede salvarnos por Juan Antonio Negrete