fbpx

Protocolo de actuación del centro, debido a la situación actual del Covid 19

Exposición “Relatos ibero-egipcios. Entre el mito y la historia”


Viernes 24 de diciembre de 2013 a las 20:00 horas

Exposición

Relatos ibero-egipcios. Entre el mito y la historia

 “La Historia no es una ciencia, es un arte; en sus aciertos interviene siempre la imaginación”

Anatole France (Premio Nobel de Literatura en 1921)

Todos los pueblos han perseguido unos orígenes históricos que sirvieran para construir su espíritu colectivo, su idiosincrasia particular. En muchos casos, estos orígenes son reales; pero en otros son ficticios, mezclándose leyendas y mitos con sucesos inventados para la ocasión. Esto no es algo nuevo, es tan viejo como la misma historia; el caso de España no es una excepción, es algo que se ha generado desde la Edad Media y que perdura hasta nuestros días, si bien ahora con un sentido antagónico en vez de unificador… 

Es curioso que hasta bien entrado el siglo XIX los tratados generales de Historia comenzaran con la descripción geográfica de la península y una serie de reyes míticos que servían para manifestar el carácter propio y genuino de “España” frente al resto del mundo, que a su vez, hacía lo mismo.

La visión que de este pasado mítico recogen historiadores como el Padre Juan de Mariana (en su obra Historia General de España), o autores contemporáneos como el escritor Jose Carlos Fernández o el arqueólogo Rafael Ramos Fernández,  nos permite establecer una quimérica relación entre estas dos culturas, que aprovechamos libremente para presentar algunas de sus manifestaciones artísticas más conocidas.

El Padre Juan de Mariana señala que uno de los reyes de España nombrado en los libros griegos y latinos fue Gerión, un tirano que sería depuesto por el primer rey egipcio, Osiris (Dyonisios para los griegos), quien según cuenta el autor, había recorrido medio mundo desde Etiopia pasando por India, Asia y Europa enseñando las técnicas agrícolas y el cultivo de la viña. Al llegar a nuestro país, Osiris derrotó a Gerión movido por su odio hacia los tiranos y su afán por devolver la libertad a los pueblos.

“Emprendió Ofiris al principio una grandifima peregrinación,… comenzó defde la Ethiopia, y pafó hafta la India, Afia y Europa. (…) Últimamente llegado á Efpaña, lo que en las demás partes executara no por particular provecho fuyo, fino encendido del odio que á la tyrania tenia y á las demafias, que fue quitar los tyranos y reftituir la libertad á las gentes, determinó hacer lo mifmo en Efpaña… (…) La victoria y el campo, muertos y deftruidos los Efpañoles, quedó por los Egypcios: el mifmo Gerion murió en la batalla…” 

Los hijos de Gerión quisieron vengar la muerte de su padre y promovieron una conjura para matar a Osiris, ayudados por el hermano de éste, “Typhon”…   El Padre Mariana refiere además la existencia de “Hércules el Libyo” que no es otro que Horus (“Oro”), el hijo de Osiris, quien después de vengar la muerte de su padre, hizo levantar las “columnas de Hércules” y nombró gobernador a Híspalo, el cual reinó en la Península y dió nombre a Híspalis.