fbpx

Protocolo de actuación del centro, debido a la situación actual del Covid 19

“Estación once”


Sesión del Club de Lectura en torno a la novela

“Estación once”

Del autor Emily St. Jhon Mandel

El 17 de noviembre de 2022, el Club de Lectura de El Libro Durmiente realizó un encuentro literario en torno a la novela Estación Once de la escritora canadiense, Emily St. John Mandel.

En esta ocasión, la actividad se desarrolló en el nuevo Espacio Ágora, la cafetería recién inaugurada del Centro Imaginalia.

El encuentro literario dio comienzo con la exposición del argumento de la novela, seguido de un esbozo del estilo y una breve presentación de sus principales personajes.

De seguido, se abordaron los temas de mayor significación presentes en Estación Once. Siendo así, se desarrolló en extenso el alcance de la compañía de teatro y música clásica “Sinfonía Viajera”, la cual se configura como propuesta civilizatoria, encontrando en la cultura una de las bases fundamentales que otorgan dignidad a la vida de las personas.

A continuación, siguiendo la trama de St. John Mandel en su novela, realizamos una visión crítica de nuestro mundo visto desde un futuro postapocalíptico. Esa mirada nos puso frente a una sociedad vacua, contagiada del virus materialista y el sinsentido del poseer, todo ello quintaesenciado en la figura de Arthur Leander.

Como no podría ser de otra manera, se estableció un paralelismo entre los hechos narrados en Estación Once y lo acontecido durante el año 2020 con motivo de la pandemia de la Covid-19. De tal forma, se pudo observar cómo el reflejo de los sucesos vividos, los cuales adquirieron tintes de distópicos, seguía presente en algunas de las personas asistentes a la actividad.

Aprovechamos para reflexionar acerca del carácter premonitorio de la novela (publicada en 2014) así como de la serie que ésta ha inspirado (cuyo rodaje se inició en 2019 y hubo de ser suspendida por los estragos del coronavirus).

Como contrapunto, se destacó la capacidad de regeneración expresada por la naturaleza la cual, según se recoge en la novela, y nos demostró durante el confinamiento, precisa de que el ser humano detenga su ritmo de agresión medioambiental, para que florezca en toda su intensidad.