El Faro de Vigo – 3 de febrero 2003