Orígenes de la escritura maya


Orígenes de la escritura maya

Autor: Juan Adrada

Durante siete siglos, los mayas registraron su historia en estelas de piedra que cubrían de jeroglíficos. Los arqueólogos han descifrado estos jeroglíficos, pero nunca ha habido evidencias seguras sobre cuáles fueron sus orígenes. Ahora un equipo de arqueólogos intenta explicar este misterio. Se sabe que la civilización olmeca, que se desarrolló desde el 1.200 a.C. al 400 d.C., fue la primera en desarrollar tradiciones culturales, incluida probablemente la escritura, y que estas tuvieron que ser adoptadas más tarde por los mayas, que reinaron entre el 300 y el 900 d.C. La arquitectura y la escultura monumental de los olmecas sugieren que esta civilización fue la primera de Mesoamérica en desarrollar la necesaria energía social y política que se asocian a la necesidad de inventar un sistema de escritura. Posteriormente, los idiomas de otras regiones de Mesoamérica pidieron prestadas, al parecer, palabras relacionadas con esta escritura, precursora de la lengua que actualmente todavía se habla en el itsmo de Tehuantepec, el corazón de la tierra olmeca. Pero las evidencias de escritura entre los olmecas son muy escasas.

Maria Pohl, de la Universidad del Estado de Florida, Tallahassee, ha encontrado muestras de escritura muy intrigantes cerca de la que fue la ciudad más importante de los olmecas, en México meridional. Entre capas de basura se descubrió un sello clasificador en forma de cilindro, usado para imprimir sobre lascas de piedra no mucho más grandes que un pulgar. Al fechar con radiocarbono la basura próxima, los investigadores pudieron comprobar que el sello y las lascas impresas correspondían a una fecha aproximada al 650 a.C.

Los elementos hallados tienen caracteres que los investigadores interpretan como símbolos que indican palabras. Por ejemplo, uno de los fragmentos de piedra tiene inscritos dos signos ovales que pudieron ser un texto acolumnado. Inscrito en el cilindro hay también un signo que se asemeja a un símbolo maya llamado “3 Ajaw”, una fecha del calendario mesoamericano. En la escritura de Maya, ajaw también significa “rey”, porque los años fueron nombrados tradicionalmente según el aniversario del monarca regente. Pohl interpreta el signo del cilindro como el “rey 3 Ajaw”.

Algunos expertos cuestionen la edad de los fragmentos y que los signos respondan a la estricta definición de escritura. “Algunos emblemas aislados… muy por debajo de los mínimos necesarios para que podamos hablar de la primera escritura”, dice el epigrafista Steven Houston, de la Brigham Young University en Provo, Utah. Pero otros están convencidos: “Ésta es la escritura más antigua “, dice el arqueólogo Richard Diehl, de la Universidad de Alabama, Tuscaloosa, “es la madre y el padre de todos los posteriores sistemas de escritura mesoamericana”.